LA MALDICIÓN GITANA

Harry Crews

«Gótico sureño con esteroides»

Marvin Molar nació con piernas diminutas de renacuajo (no miden más de ocho centímetros). Sus brazos de elefante lo compensan. Cincuenta y seis centímetros de diámetro y tan fuertes que es capaz de mantenerse en equilibrio sobre la punta de un solo dedo. De hecho, se gana la vida con ello. También es sordo; y mudo. Pero lo peor de todo es que sobre él pesa la maldición gitana: «¡Que encuentres un coño a tu medida!». Y el coño que encuentra es el coño de Hester, que en principio es una chica normal. Hester insiste en mudarse al Fireman’s Gym de Al Molarski donde Marvin lleva viviendo desde que le abandonaron siendo un bebé. Marvin se resiste. Al Molarski también. Los dos boxeadores sonados que viven y entrenan en el gimnasio se quedan estupefactos y excitados ante la idea de una nueva inquilina. Pero lo que Hester desea, Hester lo consigue, y así queda listo el escenario para la catástrofe.

Las novelas de Harry Crews siempre han sido elogiadas por su misteriosa y convincente comprensión de los sentimientos humanos que residen en medio de lo demoníaco y lo extraño, en lo que The New York Times Book Review ha llamado «un paisaje digno de El Bosco».
Aquí, su extraordinario talento nos introduce aún más en un terreno de inesperadas posibilidades emocionales, dejándonos finalmente conmovidos, más cautivados que horrorizados, por el cumplimiento atroz e implacable de La maldición gitana.
 
19 € con IVA.
Sin gastos de envío.
crews_web2.jpg

EL AMANTE DE LAS CICATRICES

Harry Crews

 
harrycrews.png
 

Esto es lo que ocurre cuando Harry Crews se propone escribir una historia de amor. Que le sale un libro lleno de cicatrices. 


Es el Sur de su infancia, el Sur rural y empobrecido en el que a casi todas las personas les falta algo: un dedo, un pie, una oreja, un ojo, un ser querido… Un mundo que nada tiene que ver con el que sale retratado en las páginas del catálogo de Sears, donde todos sonríen enteros y sin cicatrices. Crews siempre sospechó que bajo aquellas ropas tan elegantes tenía que haber marcas y moratones. En el fondo, da igual lo mucho que uno se aleje o se proteja, siempre hay un martillo o un anzuelo aguardándote a la vuelta de la esquina.

Pete lo sabe. Huye de un pasado lacerante, trabaja a destajo en una fábrica y evita cualquier tipo de contacto humano. No quiere que nadie le salpique con sus problemas. Suficiente tiene ya con los suyos. Y todo le va más o menos bien hasta que Sarah, la extraña muchacha de la casa de al lado, se cruza en su camino. Entonces, de golpe y porrazo, se verá involucrado en una extravagante historia de amor en la que hasta el más pintado, hasta los yaks devastados del zoo de Jacksonville, carga con sus propias, secretas, cicatrices.

A Crews no le resulta placentero hablar de nuestras simulaciones. Sabe que en realidad somos carnívoros y nos comportamos como asesinos. Que abusamos de los demás en cuanto podemos. Pero también sabe que en todo eso hay belleza, humor, felicidad y éxtasis. Porque al final uno cicatriza y, como muy bien dice la mujer Obeah, hay algo bonito en una cicatriz. Significa que ya no te duele, que la herida se ha cerrado y ha sanado para siempre.


«SU LITERATURA SE AFERRA AL TERRUÑO NATAL, DELIMITANDO UNA GEOGRAFÍA PERSONAL QUE REMITE DE MANERA PERVERSA AL NATURALISMO DE FLANNERY O’CONNOR Y CARSON MCCULLERS. PERO TAMBIÉN AL RETRATO, ENTRE POÉTICO E INTIMISTA, DE WILLIAM FAULKNER Y TRUMAN CAPOTE; Y, SOBRE TODO, AL DELIRANTE HUMORISMO DE JOHN KENNEDY TOOLE. »
DAVID BIZARRO, TENTACIONES. 

«AUTOR DE 16 NOVELAS, CREWS FUE UN OUTSIDER QUE DIO VIDA A LA AMÉRICA PROFUNDA Y AHONDÓ COMO NADIE EN SU VERDADERO SER, DEJANDO UN IMAGINARIO GROTESCO, LLENO DE AUTENTICIDAD Y FUERZA POÉTICA. ERA UNA POESÍA FREAK, DE LO MONSTRUOSO Y LO MARGINAL.»
JOSÉ LUIS DE JUAN, BABELIA, EL PAÍS. 

«ES UN ESCRITOR DE CULTO QUERIDO POR MILES DE LECTORES PERO POCO CITADO EN MANUALES, INENCONTRABLE EN LA TIENDA KINDLE DE AMAZON (EXCELENTE METONIMIA DEL MERCADO QUE NOS VIENE) Y, HASTA HACE POCO, INÉDITO EN CASTELLANO.»
NADAL SUAU, EL CULTURAL.

«NO LO ENCONTRARÁN EN LAS GRANDES ENCICLOPEDIAS DE LA LITERATURA Y, SI ESTUVIÉSEMOS HABLANDO DE HACE UN PAR DE AÑOS, NI SIQUIERA LO ENCONTRARÍAN EN LAS LIBRERÍAS ESPAÑOLAS. TRISTE PERO CIERTO: ENTRE LA INGENTE CANTIDAD DE NOVEDADES QUE CADA SEMANA SATURAN EL MERCADO EDITORIAL, HARRY CREWS (1935-2012) HA TENIDO QUE ESPERAR TODA UNA VIDA PARA VER COMO SUS OBRAS EMPEZABAN A TRADUCIRSE AL CASTELLANO.»
DAVID MORÁN, ABC. 

 
harrycrews.png
 

Los 100 primeros con Ilustración de regalo.